Emergencia 4129.5300 Atencion L a V 11.30 a 18Tel 43657100 int 5874
Consejos
  • El agua es indispensable para regular la temperatura corporal //
    Un desayuno equilibrado debe contener algún tipo de lácteos, frutas y cereales //
    El descanso diario es muy importante para la salud corporal y para el bienestar psíquico //
    Es importante antes de emprender una actividad física realizar una consulta médica //
    Un alimento no es valioso sólo “si es rico y tiene pocas calorías” //

Atender el Bullying es atender la salud

21 Marzo 2019

Como resultado de acoso escolar muchos niños/as y adolescentes presentan afecciones a su salud a corto y largo plazo, es por ello que en el Día Mundial de Lucha contra el Bullying resulta relevante preguntarnos ¿cómo nos damos cuenta que un niño es víctima de Bullying?

La ONG Bullying Sin Fronteras estableció en un informe que para julio 2016 se conocieron 1142 casos de Bullying en el país, presentando un crecimiento del 40% con respecto al año anterior haciendo de esta una problemática que crece cotidianamente.

Pero ¿a qué referimos cuando hablamos de Bullying? Este tipo de hostigamiento implica comportamientos agresivos de una persona hacia otra los cuales se mantienen en el tiempo y generan efectos sumamente negativos en la salud de quienes resultan victimarios. Hay distintos modos mediante los cuales puede presentarse (para ver más haz click aquí) pero casi todos ellos presentan una sintomatología similar.

El Equipo Antibullying Argentina reconoce entre alertas para detectar si un/a niño/a sufre de Bullying algunos signos físicos que afectan la salud como: el enfermarse con gran frecuencia; tener como dolores de cabeza, de panza, entre otros; presentar una repentina pérdida de apetito es una señal de alarma; mostrar irritabilidad o encierro en sí mismo con prolongados momentos de silencio; manifestar ansiedad acompañada de por ejemplo un repentino tartamudeo. Además, en caso de que la víctima sufra de violencia física puede presentar heridas, moretones, golpes, entre otros.

Dentro de los comportamientos que se pueden observar en los/as niños/as que sufren acoso se reconocer algunos signos sociales como: cambio súbito de comportamiento, pérdida de pertenencias, deseos de abandonar el colegio, angustia, disminución del rendimiento académico, entre otros.

Como medidas preventivas el Ministerio de Educación de la Nación reconocen como primordial la comunicación entre adultos/as y niños/as, tanto en el hogar como en la escuela. Luego, es recomendable que haya un diálogo entre los espacios donde el niño/a circula para poder analizar el caso en particular y tomar medidas al respecto. Atender al Bullying es esencial para cuidar la salud integral de los niños/as y adolescentes.