Emergencia 4129.5300 Atencion L a V 11.30 a 18Tel 43657100 int 5874
Consejos
  • El agua es indispensable para regular la temperatura corporal //
    Un desayuno equilibrado debe contener algún tipo de lácteos, frutas y cereales //
    El descanso diario es muy importante para la salud corporal y para el bienestar psíquico //
    Es importante antes de emprender una actividad física realizar una consulta médica //
    Un alimento no es valioso sólo “si es rico y tiene pocas calorías” //

Aprender a comer comida real y de calidad

17 Mayo 2019

Con gran adhesión de los/as afiliados/as comenzó el Taller de Alimentación Saludable que tiene como objetivo que los/as participantes incorporen hábitos y estrategias para una nutrición adecuada.

El lunes pasado se realizó el primero de los 6 encuentros del Taller a cargo de la Licenciada en Nutrición Mariela Marín. La especialista expuso cómo planea trabajar para llevar a cabo lo que denomina la “pirámide de los buenos hábitos”, desarrollando un escalón cada vez.

En el primero Marín hizo especial hincapié en la importancia de la adherencia y el disfrute en este camino por emprender: “Si no nos sentimos a gusto con algo vamos a durar muy poco”, puntualizó. “Es importante querer cambiar y sentirse motivado” remarcó y agregó que el empoderamiento se logra a través de la información adecuada, ser correctamente guiados/as y buscar cambios progresivos.

Los próximos encuentros tratarán tanto la calidad y cantidad de los alimentos como la actividad física y frecuencia adecuada para cada persona, y desde una mirada integral cómo incorporar estos nuevos hábitos a la vida diaria. El último encuentro será sobre otras necesidades que se podrían considerar, tales como los suplementos. Es importante, tal como explicó la Licenciada, pasar por todos estos escalones: “Hay que tener una buena base construida”.

Así, Marín presentó la diferencia entre un alimento de calidad y un alimento procesado. Para que un alimento sea de calidad, especificó, tiene que provenir de la naturaleza, contar con nula o mínima manipulación industrial y contener valor agregado, es decir que “además de aportar nutrientes esenciales como puede ser hidrato de carbono, proteína, grasa venga con vitaminas, minerales, fibra, entre otros”. Como ejemplo de estos los/as participantes enumeraron: manzana, huevo, carne, frutas, cereales, legumbres.

Por otra parte, para distinguir un producto procesado, la Licenciada estableció que es necesario leer las etiquetas de los alimentos que se compran empaquetados para poder distinguir entrre los que llamó “buenos y malos procesados”. Marín explicó que aquellos alimentos que contienen más de 3 ingredientes y/o tienen componentes denominados insanos tienen baja densidad nutricional. Es decir, “aquellos alimentos que aportan muchas calorías para los pocos nutrientes que tienen”.

A partir de esto la especialista propuso a los presentes hacer una lista con los alimentos procesados que cada uno/a consume diariamente para visibilizarlos y a lo largo del taller aprender cómo se pueden reemplazar por alimentos sanos y de calidad y así lograr una nutrición adecuada.